martes, 12 de mayo de 2015

DE VEZ EN CUANDO LA VIDA...

"De vez en cuando la vida... te besa en la boca..." dice una canción de Serrat. Seguramente muchas veces será así, pero... de vez en cuando la vida... también te da un tortazo. Y hay noticias que son una bofetada en tu esperanza y tu ilusión. De repente sientes tambalearse tu seguridad, tu fe inquebrantable y te preguntas porqué. Y la muerte suele dar esas bofetadas. Y no hace falta que sea alguien de tu familia o una piel envejecida por el tiempo, porque a veces la muerte se lleva a alguien que solo lleva unos años disfrutando de la alegria y que tiene la piel aún fresca de la juventud
Entonces un escalofrio recorre tu cuerpo y piensas que la vida es injusta, que Dios es injusto, que a ti que mas te da que haya otra vida en el mas allá si lo que quieres es que quien se va en apenas la flor de la vida se quede en esta. Entonces no entiendes nada, miras a tu hija, llena de vida, y sientes la bofetada en tu alma pensando que alguien como ella no puede irse así, de repente, sin poder defenderse.
Porque la parca no entiende de sonrisas, de flores de la vida, de preguntas sin respuestas... Llega, apaga la luz de la estrella... y se va, dejando almas vacias, madres llorosas y angustiadas que entienden menos que tu todavía. Y te olvidas del sentido de la vida, porque no la entiendes de esa manera.
Entonces toca silencio, tragarte la amargura e intentar mirar hacia adelante, porque no te queda otra. Y vuelves a mirar a tu hija, en la flor de la vida, y das las gracias por su luz aún brillante, y en silencio lloras por esa madre que acaba de ver apagarse la luz de su pequeña estrella.

De vez en cuando la vida... te obliga a realizar la última danza.

ULTIMA DANZA

Estrellas en puntas,
en el cielo,
danzando en fila, 
o frente a un espejo.

Zapatillas desgastadas,
una y otra vez caidas
y siempre levantadas de nuevo,
sintiendose en la flor de la vida.

Llena de arte,
dolor y sacrificio,
gozo y alegria, 
danzando en el solsticio

Descansa, bailarina,
cierra los ojos y reposa.
Pero no te quites el traje rosa
y llevate contigo
tu última danza, irina (*)

*-Irina es una mujer sensible que posee gracia natural y da impresión de equilibrio y armonía.